Iván el imbécil (Cap. 1)


Read by Alba

(4.5 stars; 2 reviews)

En una comarca de cierto reino vivía  un rico mujik.

Este  mujik  tenía  tres  hijos: Seman el  Guerrero, Tarass  el  Barrigudo,  Iván el Imbécil y una  hija muda, llamada Malania.

El primero fue a guerrear por el zar, Tarass se trasladó a la ciudad vecina, colocándose en un comercio, e Iván el Imbécil quedó con su hermana al frente de la casa.

Seman  el  Guerrero  logró  un  alto  grado  y  una  propiedad  territorial  en recompensa de sus servicios y casó con la hija de una barinia. Su crecido sueldo y lasrentas de su extenso dominio no fueron parte a evitar que viviera en la estrechez, pues cuanto dinero ingresaba era despilfarrado por su  esposa.

Seman fue a sus tierras para cobrar las rentas, y su administrador le dijo:

—No hay nada que cobrar. Nuestro ganado no ha tenido crías, ni tenemos caballos, ni bueyes, ni arado. Hay que comprarlo todo, y así habrá rentas.

Entonces Seman fue a casa de su padre el mujik.

—Tú —le dijo— eres rico y nada me has dado: entrégame  el tercio  de tu  fortuna que  me corresponde,  para  emplearlo en mis tierras.

A lo cual respondió el anciano:

—¿Cómo quieres que te entregue el tercio de mis bienes, si tú, en cambio, nada has traído a casa? Eso s ería perjudicar a Iván y a mi hija.

Seman repuso:

—Mi hermano es imbécil y mi hermana muda. ¿Qué falta les hace el dinero?

—Pues bien —exclamó el viejo—, se hará lo que diga Iván. Iván dijo entonces:

—¡Bueno! Que lo tome.

Seman el Guerrero tomó una parte del patrimonio, la empleó en sus fincas y se volvió a servir al zar.

Tarass,  el  Barrigudo,  ganó  también mucho dinero y  se  casó con  la  hija de  uncomerciante, pero siempre estaba apurado.

Como su hermano, fue también en busca de su padre, y le dijo:

—Dame mi parte.

El viejo no se allanó tampoco a entregar a Tarass la parte que le pedía.

—Tú —le dijo— nada nos has traído; todo cuanto hay en casa lo ha ganado Iván, y no puedo perjudicarle ni tampoco a mi hija.

—¿Y para qué necesita Iván el dinero? —repuso Taras—. Es imbécil y no podrácasarse, porque ninguna muchacha lo querrá por esposo. Una joven muda tampoco necesita nada... Dame, Iván —añadió—, la mitad del trigo, quédate con los aperos de labranza, y del ganado sólo quiero  el caballo gris  que no te  sirve para la labor.

—¡Bueno!

Y Tarass tuvo también su parte. Llevó el trigo a la ciudad y se apropió el caballo gris, mientras Iván, al que sólo quedó una yegua vieja, labraba la tierra y mantenía a sus padres.


Este libro pertenece a la colecciòn Alba Learning.

Chapters

Iván el imbécil (Cap. 1) 6:09 Read by Alba
Iván el imbécil (Cap. 2) 9:30 Read by Alba
Iván el imbécil (Cap. 3) Read by Alba
Iván el imbécil (Cap. 4) 13:46 Read by Alba
Iván el imbécil (Cap. 6) Read by Alba
Iván el imbécil (Cap. 7) 11:09 Read by Alba
Iván el imbécil (Cap. 8) 6:12 Read by Alba
Iván el imbécil (Cap. 9) 6:19 Read by Alba
Iván el imbécil (Cap. 10) 12:57 Read by Alba
Iván el imbécil (Cap. 11) 10:35 Read by Alba
Iván el imbécil (Cap. 12) 18:25 Read by Alba
Iván el imbécil (Cap. 13) 1:30 Read by Alba