Skip to main content.

Unida a la muerte

Gelesen von Alba

(1 Sterne; 1 Bewertungen)

 

X

Ninguna palabra dejaban escapar los labios de Selim: un solo suspiro expresaba cada uno de sus pensamientos, que volaban hacia Zuleika, y continuaba mirando por una celosía, pálido, mudo y en una triste inmovilidad. Los ojos de Zuleika estaban fijos en el joven; pero en vano intentaba adivinar lo que podía preocuparle. El dolor de ambos era uno mismo, aunque la causa fuese diferente. Una llama más suave ardía en el corazón de la tierna doncella. Por temor o debilidad, sin saber por qué, se abstenía de hablar y, sin embargo, su pecho agobiado necesitaba desahogarse de algún modo.

— ¡Es bien extraña—decía Zuleika—la conducta que observa conmigo! Ni un solo momento de atención le merezco. No sucedía esto cuando estábamos juntos otras veces. ¡Ah! ¡No era así como nos encontrábamos, ni es así como debemos separarnos!

Por tres veces consecutivas recorrió la habitación sin perder ni un movimiento siquiera de Selim; cogió luego una urna donde se hallaba encerrado el perfume que los persas llaman "afar-gue", y roció con él los ricos artesanados y el Iustreso pavimento. Las gotas de la esencia embalsamada cayeren también sobre el traje bordado de Selim, y corrieron desapercibidas por su pecho, como si hubiesen sido de mármol.

—¡Ay!, siempre pensativo. ¡Yo no puedo sufrir más tiempo semejante indiferencia! ¡Oh, Selim! Tan amante, tan cariñoso hasta hoy. ¿Podía esperar esto de ti?

Reparó entonces en una cestilla de las más bellas flores de Oriente.

— ¡Son mis favoritas! ¡Quizá las acoja todavía con placer, ofrecidas por la mano de Zuleika!

Apenas había concebido este proyecto infantil, lo puso por obra, formando una preciosa guirnalda de rosas. En seguida la niña encantadora se sentó a los pies de Selim, diciéndole:

— Este ramo de rosas es un regalo que me ha traído Bulbul para calmar las penas de mi hermano; me anuncia que esta noche prolongará su dulce canción, a fin de recrear los oídos de Selim, y aunque su melodía sea algo triste, hará todo s los esfuerzos posibles para disipar tus melancólicos pensamientos.


Este libro pertenece a la colecciòn Alba Learning.

Chapters

Unida a la muerte

Read by Alba

Unida a la muerte

3:07

Read by Alba

Unida a la muerte

1:31

Read by Alba

Unida a la muerte

4:51

Read by Alba

Unida a la muerte

2:32

Read by Alba

Unida a la muerte

5:29

Read by Alba

Unida a la muerte

3:58

Read by Alba

Unida a la muerte

2:34

Read by Alba

Unida a la muerte

2:22

Read by Alba

Unida a la muerte

1:25

Read by Alba

Unida a la muerte

4:29

Read by Alba

Unida a la muerte

3:19

Read by Alba

Unida a la muerte

5:24

Read by Alba

Unida a la muerte

6:36

Read by Alba

Unida a la muerte

3:03

Read by Alba

Unida a la muerte

2:14

Read by Alba

Unida a la muerte

1:15

Read by Alba

Unida a la muerte

1:34

Read by Alba

Unida a la muerte

2:06

Read by Alba

Unida a la muerte

3:17

Read by Alba

Unida a la muerte

1:35

Read by Alba

Unida a la muerte

1:48

Read by Alba

Unida a la muerte

2:05

Read by Alba

Unida a la muerte

2:11

Read by Alba

Unida a la muerte

1:50

Read by Alba

Unida a la muerte

2:29

Read by Alba

Unida a la muerte

3:04

Read by Alba

Unida a la muerte

1:39

Read by Alba

Unida a la muerte

2:24

Read by Alba

Unida a la muerte

2:35

Read by Alba

Unida a la muerte

3:20

Read by Alba

Unida a la muerte

3:18

Read by Alba

Unida a la muerte

1:12

Read by Alba

Unida a la muerte

11:08

Read by Alba

Unida a la muerte

2:23

Read by Alba

Unida a la muerte

2:24

Read by Alba

Unida a la muerte

3:20

Read by Alba

Unida a la muerte

2:22

Read by Alba

Unida a la muerte

2:56

Read by Alba

Unida a la muerte

4:17

Read by Alba

Unida a la muerte

5:58

Read by Alba

Unida a la muerte

6:07

Read by Alba